Ejercicio y cáncer. Posición Instituciones Internacionales. Reflexiones

Actualizado: 4 de dic de 2019


Ya han transcurrido casi 10 años del primer posicionamiento publicado por el Colegio Americano (ACSM). En este tiempo ha sido mucha la literatura científica que ha ido mostrando los argumentos que a día de hoy han hecho necesaria una una revisión y puesta al día. En esta entrada, ubicada en una dimensión más reflexiva y menos descriptiva del blog hemos querido apuntar algunas de nuestras impresiones tras estudiar con detalle las publicaciones que han cerrado este circulo en 2019. COSSA, ESSA y ACSM (las dos primeras australianas y la tercera americana) se constituyen como entidades de referencia, la primera del propio entorno oncológico, y las dos restantes en el campo del ejercicio físico en el marco de la patología. Las tres han publicado posicionamientos en 2019. Su propia presencia enciende una carrera por ser "los primeros" en algo, como si tuviera más valor ser el primero. Ambas, ACSM y ESSA declaran ser las primeras en publicar unas líneas de este tipo, pero lo cierto es que en esto es la ACSM quien falta a la verdad, la ESSA lo hizo en 2009 y no en 2010 que es cuando se posiciono la ACSM. No deja de ser curioso leerlo en la originarias y en las nuevas.


In 2009, Exercise & Sports Science Australia (ESSA) published the first ever position statement on exercise guidelines for people with cancer in the world .....


In 2010, the American College of Sports Medicine convened a Roundtable meeting composed of a team of clinical and research experts in the field of cancer and exercise to develop the first set of exercise guidelines for cancer survivors ...


Lo cierto es que las de la ACSM han eclipsado un poco al resto, probablemente por la cantidad de autores presentes de reconocido prestigio en el campo. No obstante, si tuviéramos que elegir una, sería la de la ESSA, bajo nuestra opinión aportaron mucho más, entonces y ahora. En cualquier caso ambas se complementan y una aporta lo que la otra no. ESSA más contenido, ACSM mayor claridad. Ambas destacan la necesidad de implementar ejercicio físico a lo largo del continuo de la enfermedad. Ambas muestran la intención de guiar la prescripción pero parecen olvidarse de que no se puede prescribir para la generalidad, si reconocemos que uno de los principios del ejercicio físico es la individualización. Es cierto que los textos reconocen la necesidad de esta adaptación individual en cada caso, pero no renuncian a constituirse como "guidelines" para los supervivientes de cáncer. Tras 10 años esperando, quizá ya no toca este tipo de documentos generalistas, sino renunciar a ganar ninguna carrera y centrarse en acotar la prescripción en base a la propia naturaleza del cáncer como enfermedad, su heterogeneidad. A estas alturas sería más lógico diferentes "guidelines", como poco, para cada una de las localizaciones.

Textos de esta envergadura "científica" evidentemente aportan valor, argumento y posicionan al ejercicio en el lugar adecuado que le corresponde, manteniendo la "compostura" de sus virtudes como terapia con el necesario corsé de la evidencia. Además es de obligada lectura y estudio para cualquier profesional del ejercicio que desempeñe su labor en este contexto. Para ayudar en este sentido el IPEFC ha desarrollado un webinar preciso y didáctico sobre el posicionamiento de la ACSM, el de mayor entidad. Lo hace con carácter solidario, didáctico y divulgativo. Un webinar de 45 minutos que recomendamos realizar.

Inscríbete AQUI: https://sites.google.com/ejercicioycancer.com/acsmejercicioycancer/


La importancia de las instituciones o del impacto de sus publicaciones no puede, ni debe abolir nuestra visión crítica y en el IPEFC lo tenemos claro. No nos corresponde la función de estas instituciones, pero si la de llevar el conocimiento a las personas y que puedan beneficiarse de el. Criticar, en su acepción 1 significa analizar pormenorizadamente algo y valorarlo según los criterios propios de la materia de que se trate. Y el IPEFC tiene sus criterios bien definidos

En esta línea no podemos dejar de mencionar la forma de definir la dosis de ejercicio, resulta decepcionante que el modelo FITT (frecuencia, intensidad, tiempo, tipo) sea la referencia para definir una prescripción seria teniendo en cuenta el nivel de las ciencias del ejercicio físico en la actualidad (lo emplea la ACSM en su posicionamiento). Es difícil siquiera entender, que pueda guiar ninguna prescripción segura y eficaz. La ESSA en este sentido, con la dificultad que reporta el análisis de la evidencia, bajo nuestro punto de vista, aporta más contenido de análisis y profundiza en aspectos que pueden resultar de más utilidad en diferentes situaciones individuales.

Es probable que uno de los problemas de base sea la propia perspectiva de análisis. El diseño de programas de ejercicio físico se desarrolla a través de una serie de procesos operativos que implican el análisis de variables y toma de decisiones en cada uno de ellos. Bajo nuestra opinión no es posible ordenar y pretender guiar la prescripción si esta, no es la expresión última del resto de procesos. Además del diseño, el programa ha de aplicarse, lo que implica a su vez un continuo círculo de diseño-aplicación-rediseño....

Este hecho se establece relevante para aplicar el conocimiento obtenido, y fundamenta el hecho de que no tenga sentido afirmar que no existe un resultado significativamente positivo en la aplicación de ejercicio físico, lo sería más bien de la dosis aplicada de ejercicio físico.

Aunque pueda parecer evidente cualquier programa de ejercicio físico debe partir de un objetivo bien definido terminologicamente. No es lo mismo aumentar los niveles de tejido muscular que evitar su pérdida. Una dosis puede no ser significativa para aumentarlos, pero si para evitarlo y su impacto en muchas categorías de resultados puede ser relevante. Es por tanto necesario definir primero los objetivos. Cualquier "guideline" debería partir de este hecho, si su intención es guiar la práctica, orientar la acción o aplicar el conocimiento que origina su publicación.

Aún seguimos esperando, y nuestra esperanza es que no pasen 10 años más.


Manuel Martin

Codirector IPEFC

Bilbiografía

- Hayes SC, Spence RR, Galvão DA, Newton RU. Australian Association for Exercise and Sport Science position stand: optimising cancer outcomes through exercise. J Sci Med Sport. julio de 2009;12(4):428-34.

- Schmitz KH, Courneya KS, Matthews C, Demark-Wahnefried W, Galvão DA, Pinto BM, et al. American College of Sports Medicine roundtable on exercise guidelines for cancer survivors. Med Sci Sports Exerc. julio de 2010;42(7):1409-26.

- COSA Exercise and Cancer Group Executive Committee. Clinical Oncology Society of Australia position statement on exercise in cancer care. Med J Aust. enero de 2019;210(1):54-54.e1.

- Campbell KL, Winters-Stone KM, Wiskemann J, May AM, Schwartz AL, Courneya KS, et al. Exercise Guidelines for Cancer Survivors: Consensus Statement from International Multidisciplinary Roundtable. Medicine & Science in Sports & Exercise . Disponible en: https://journals.lww.com/acsm-msse/FullText/2019/11000/Exercise_Guidelines_for_Cancer_Survivors_.23.aspx

- Hayes SC, Newton RU, Spence RR, Galvão DA. The Exercise and Sports Science Australia position statement: Exercise medicine in cancer management. Journal of Science and Medicine in Sport [Internet]. 1 de noviembre de 2019 [citado 5 de noviembre de 2019];22(11):1175-99. Disponible en:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1440244018312702